30 Ene

¿Cómo puedes motivar a tus hijos adolescentes?

 

Hay una buena razón por la cual la visión estereotípica de los adolescentes modernos es que son niños perezosos que solo quieren dormir, jugar juegos de computadora, navegar por la red y pasar el rato con sus amigos. La razón por la cual existe esta opinión es porque en todo el mundo esto es lo que todos los padres ven hacer a sus hijos adolescentes.

La imagen del adolescente perezoso se ha vuelto tan común que muchas personas simplemente suponen que ser perezoso y desmotivado es una consecuencia natural de la adolescencia. Tal pensamiento, aunque comprensible, es esencialmente equivocado.

En épocas pasadas, en la de nuestros padres o abuelos, los adolescentes fueron algunos de los miembros más trabajadores de la sociedad. Mucho antes de los centros comerciales, los juegos de ordenador y la educación básica obligatoria, se esperaba que los adolescentes trabajaran con los adultos y que trabajaran duro.

Muchos adolescentes respondieron bien a esta invitación, trabajaron duro y se sintieron motivados para hacerlo. Hicieron esto porque lo que estaban haciendo tenía sentido para ellos, y coincidía con su deseo natural de ser tratados y considerados como adultos.

Los adolescentes trabajaron arduamente para aprender un oficio, asumiendo responsabilidades en la granja, aprendiendo a cocinar y mantener la casa, esforzándose por demostrar su valía en una empresa porque podían ver que estas tareas importaban. Entendieron cómo lo que se les pedía que hicieran era prepararlos para el futuro. Los trabajos en sí eran trabajos reales que tenían que hacerse y, por lo tanto, proporcionaban un sentido de importancia y valor.

Mucho ha cambiado la cosa, se podría decir. Y tienes razón, muchas cosas han cambiado. Pero a pesar de todos los cambios, los adolescentes son esencialmente lo mismo. Lo que más ha cambiado es el contexto en el que los adolescentes crecen y la importancia de lo que se espera que hagan.

En la actualidad, la mayoría de adolescentes carecen completamente de motivación. Lo que a muchos de ellos les falta es encontrar un sentido para hacer cosas que no les importan, que no parecen importantes, o se trata de satisfacer una agenda de programas educativos que no se relaciona con ellos.

Con este contexto en mente, aquí están mis 7 secretos para motivar a los adolescentes:

Hazlo por ti y para ti.

¡Este es el ingrediente motivacional más importante de todos!

Si los adolescentes no comprenden qué tiene que ver la tarea con ellos o con su bienestar, les resultará difícil encontrar el deseo de llevarlo a cabo.

Los adolescentes anhelan sentirse significativos. Quieren demostrarse a sí mismos y al mundo que importan y que son capaces de marcar una diferencia. Muchos de los problemas que enfrentan los adolescentes hoy en día se deben a que su deseo de ser significativos es ignorado o disminuido.

Si los adolescentes comprenden el valor de la tarea para ellos, tendrán poco problema en motivarse y hacerlo. En este punto, necesito decir a muchos padres que los adolescentes, por su estructura mental y su forma de ver la realidad, no consideran que “hacerles la vida más fácil a sus padres” sea algo de gran valor para ellos.

Si su hijo adolescente quiere usar ropa limpia, estarán motivados para cooperar con los requisitos relacionados con la lavandería. Si su hijo adolescente quiere comer, encontrará la motivación para cooperar con las tareas del horario de comida. Algunas tareas no tienen consecuencias tan obvias. Personalmente, cuando era adolescente, no pude ver cómo pasar la aspiradora de la alfombra hizo una diferencia en mi vida, así que quizás esta no era la mejor tarea para mí. Sin embargo, era yo quien de modo voluntario asumía la tarea de mantener el coche familiar limpio e impoluto, revisar sus niveles de aceite y refrigerante y estar pendiente de sus revisiones mecánicas, para mí esa tarea tenía sentido y si marcaba una diferencia para mí. Dé a sus adolescentes quehaceres que se pueda constatar el valor de hacerlo.

La otra tarea común que no es significativa para el adolescente son los deberes. Muchos adolescentes no han visto el sentido de aprender álgebra o historia antigua. Intentar explicar los posibles usos prácticos del aprendizaje abstracto puede ser un ejercicio inútil.

El experto en jóvenes Josh Shipp tiene una forma útil de tratar con este tipo de problemas. Él habla sobre ayudar a los adolescentes a entender usando la declaración:

“Tienes que hacer lo que tienes que hacer para que puedas hacer lo que quieras”.

Esta es una declaración útil porque es verdad en muchas áreas de la vida. A veces, todos trabajamos solo por lo que debe hacerse. Ayudar a los adolescentes a ver tareas sin sentido como parte de los objetivos más importantes de la vida es un mensaje valioso para transmitir.

Hacer el trabajo escolar es necesario para un adolescente que quiere ingresar al curso universitario de su elección o ser considerado para el trabajo de sus sueños algún día. Al igual que también es necesario para un adolescente salir y encontrar un pequeño trabajo de medio tiempo si quiere tener dinero para gastar en salir, comprar una bici u obtener la última tecnología.

Este axioma también se aplica a las tareas que tu hijo adolescente no considera importantes. Al vincular la realización de tareas domésticas con privilegios como el uso de computadoras, automóviles, televisores, etc., su adolescente se da cuenta de que a veces hacemos cosas que no queremos hacer para disfrutar de las cosas que queremos hacer. Poner en práctica este axioma, haciendo que el adolescente lo entienda y lo incorpore a su forma de entender la vida, es un esfuerzo que te va a merecer la pena como padre o madre.

 

Deja que ellos tengan opinión.

Si tu hijo adolescente siente que todo lo que se le pide que haga es que se ajuste a tu agenda, a tu horario y se ajuste a tu manera de hacer las cosas, por regla general será complicado que se encuentre motivado.

Cuando los padres dan razones “Porque te lo dije”, o “porque lo digo yo”, crean un ambiente desmotivador en el adolescente. En el desarrollo, los adolescentes buscan establecerse como su propia persona, independientemente de sus padres. ¿Es de extrañar que el hecho de que se le pida que se conforme con las imposiciones de los padres resulte desmotivante?

Escucha la opinión de tu hijo adolescente, plantéale opciones sobre qué y cómo se pueden hacer las cosas. Si tu hijo adolescente ha tenido voz en el establecimiento de la agenda y el calendario, estará mucho más motivado para participar.

  • Consensua con ellos qué tareas preferirían hacer en la casa.
  • Establece plazos, pero dales la libertad de elegir cuándo y cómo se hacer la tarea, al menos siempre que sea posible.
  • Habla con ellos sobre lo que creen que es una expectativa razonable y luego comparte tus expectativas. Intenta llegar a un punto de compromiso con el que ambos estéis cómodos.
  • Dale a tu adolescente la responsabilidad de las tareas completas. Por ejemplo, si tiene que cocinar una noche a la semana, permítele configurar el menú y organizar las compras. O si su trabajo es limpiar el baño, que se hagan cargo de decorarlo también, etc.
  • Pon en valor su trabajo y su implicación, haz que se sienta importante por haberlo hecho, que sienta que tiene sentido.

 

Permíteles aprender de las consecuencias de sus decisiones y de sus errores.

Cuando los padres constantemente dan un paso adelante y rescatan a sus hijos adolescentes de los errores, socavan la capacidad de crecimiento de su hijo. Ningún padre quiere ver a sus hijos fracasar, pero es a través del fracaso que crecemos y aprendemos a mejorar.

Lo que le da importancia a una tarea son las consecuencias o lo que está en juego si no se hace. Cuando los padres evitan que los adolescentes experimenten las consecuencias del fracaso, le roban a una tarea su importancia y, por lo tanto, la motivación de su hijo adolescente para hacerlo mejor la próxima vez.

Si tu adolescente es responsable de llevarse la basura todos los días y no lo hace, entonces se vuelven responsables de manejar el desorden y los cubos desbordados para el día siguiente. Aprenderá más de esto que con regañinas, voces, o sacando tu mismo la basura. No estoy diciendo que actuar así como padre sea fácil, digo que es útil y que ayuda más a tu hijo.

De manera similar, si tu adolescente elige no estudiar para un examen y suspende, es más probable que esté motivado la próxima vez. Los padres pueden maximizar estas oportunidades haciendo preguntas en lugar de dar conferencias, sermones o castigos. Habla con tu adolescente sobre cómo se sienten acerca del resultado, qué podrían hacer diferente la próxima vez, y pregúntale si hay algo que necesite de ti para ayudarle.

(Si tu adolescente no estudia y aprueba de todos modos, entonces no hay problema, excepto el sentimiento de injusticia percibida que los padres se sienten inclinados a sentir).

 

Ayúdalos a recordar

No siempre es el caso que los adolescentes no hacen cosas porque no están motivados, a menudo no lo hacen simplemente porque se olvidan. La realidad es que los adolescentes, especialmente los más jóvenes, están programados para olvidar. Sus cerebros se están reformando y todavía no se han unido todos los bits.

Con todo lo que sucede en su vida, es muy fácil que los adolescentes se distraigan y olviden. Necesitan ayuda para recordar lo que se comprometieron a hacer y para organizarse.

Es importante señalar que los recordatorios verbales constantes de los padres, también conocidos como regaños, no son la solución.

Enseñar a tus hijos adolescentes a organizarse y recordar es parte de lo que los padres deben hacer. Trabaja con ellos para desarrollar métodos de recordar que no requieran que tú estés encima.

  • Usa ayudas visuales tales como gráficos, listas con códigos de colores u horarios, y colóquelos en lugares obvios.
  • Ayuda a tu adolescente a crear rutinas para cada día de la semana que lo ayuden a establecer patrones.
  • Deja pequeños indicios en la casa sobre una tarea que debe completarse.
  • Haz que usen una aplicación o un programa en su ordenador, teléfono o ipad como parte del proceso de recordatorio.

 

Hazlo alcanzable.

A veces es el tamaño de la tarea que los adolescentes encuentran difícil. No es que no quieran hacerlo, sino que no saben por dónde empezar y todo parece difícil.

Si tu hijo adolescente está posponiendo el inicio, a veces puede ser útil sentarse con ellos para descubrir cómo se sienten al hacerlo. ¿Saben por dónde empezar? ¿Sienten que nunca podrán hacerlo y no saben comenzar? ¿Tal vez ellos sientan miedo de fallar?

Cualquiera que sea el motivo, ayúdale y sugiérele que piense en un proceso para hacer el trabajo, podría ser justo lo que necesita.

Divide la tarea en una serie de fases realizables más pequeñas con plazos más cortos. Los adolescentes a menudo luchan con la planificación a largo plazo, pero responden bien a los horizontes temporales más inmediatos. Al ayudar a tu hijo adolescente a dar una serie de pequeños pasos, los capacitas para avanzar en la tarea.

A veces puede valer la pena que tu hijo piense en pequeñas recompensas que se podrían conseguir después de alcanzar cada mini hito, de esta manera reforzarás su autoconcepto.

Este método se puede aplicar a proyectos escolares, objetivos deportivos o artísticos, trabajos en el hogar, etc.

 

 

Proporcionar incentivos.

Este es un ejemplo más específico del punto 1 “¿Qué hay para mí?” Pero vale la pena explicarlo por separado.

Como he mencionado anteriormente, no todas las tareas tienen una consecuencia intrínseca obvia que pueda usarse como motivación. Algunas tareas escolares están allí por hacer, y otras no parecen generar una gran diferencia en la calidad de vida inmediata.

Aún más importante, algunas tareas no pueden vincularse a resultados más grandes de una manera que motive a un adolescente. Para los adolescentes que carecen de confianza y / o capacidad natural, la motivación para mejorar en ciertas materias en la escuela puede ser muy difícil de encontrar. Del mismo modo, para el adolescente no se coordina bien o no es atlético, la motivación para participar en la actividad física puede ser difícil de encontrar.

Para este tipo de casos, proporcionar un incentivo adicional puede ayudar a generar motivación donde, de otro modo, no habría ninguna. Al ofrecer recompensas por el esfuerzo, la mejora o por la participación, puedes reforzar en tu adolescente los valores de intentar y perseverar, en lugar de reforzar el acto de rendirse o renunciar.

Utilizar el “lenguaje afectivo” con tus hijos adolescentes puede ser una gran ayuda en este sentido. ¿Tu hijo responde bien a palabras alentadoras, regalos, tiempo de calidad, afecto físico o alguna otra forma de validación? Saber a qué tipo de incentivo responderá mejor aumentará su motivación y capacidad de respuesta.

 

Hazlo divertido.

Este principio de motivación se aplica a personas de todas las edades, no solo a los adolescentes. La mayoría de la gente está más motivada para hacer algo divertido que aburrido.

La diversión es el ingrediente clave para lograr que los adolescentes estén activos y motivados para participar en actividades sociales. Si deseas que tu hijo adolescente salga de la casa, mantente activo y haz nuevos amigos, luego explora con ellos las actividades que disfrutan hacer y anímalos a que las hagan. Recuerda que lo que disfrutan puede no ser lo que les gustan. Asegúrese de mostrar interés y valor a cualquier cosa que tu adolescente considere interesante y divertida.

Los adolescentes, particularmente los niños, responden a la competencia. No importa cuán insignificante sea la tarea, cualquier trabajo puede transformarse en una actividad llena de pasión si hay un aspecto competitivo involucrado. La competencia no siempre exige que otros compitan contra ella, a veces los jóvenes responden al desafío de mejorar sus propios esfuerzos previos.

Si tu adolescente puede aprender algo jugando juegos, viendo una película o buscando en Internet, anímele a hacerlo. Usar la tecnología como parte de cualquier tarea la hace instantáneamente más atractiva para los jóvenes de hoy.

 

Deja Una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *